Imaginad que en vuestro barrio se producen una serie de robos y que al parecer, por equivocación, vas a una aseguradora y una trabajadora de allí te confunde con dicho ladrón que ha cometido el delito en esa oficina unos días antes. Imagina que eres tú ese músico de jazz de Nueva York que ha formado una familia con su mujer y sus hijos y que lleva una vida relativamente «normal». Imagina que sales bajo fianza pero que todos los indicios, pruebas, testigos y demás apuntan a que eres el culpable. Imagina que tu pareja entra en un psiquiátrico a colación de todo ello, y que ahora tu objetivo en la vida es demostrar tu inocencia.

Pues todo esto es el contexto de la peli que os traemos hoy en «Cine Por Derecho», sí, nos hemos remontado a una película del genio Hitchcock, quien se está convirtiendo en un asiduo en esta nuestra sección de cine y Derecho.

Esperamos que os guste la elección de hoy, pues nos encanta el cine negro y este drama basado en hechos reales estamos seguro que no os va a dejar indiferente.

¡Feliz fin de semana!