Aunque lo recomendable es que, si tiene cualquier duda jurídica al respecto, te pongas en manos de profesionales de Derecho, y en nuestro despacho estaremos encantados de ayudarte, a modo de resumen os podemos adelantar que sí.

Es decir, en el propio contrato debemos indicar a quién se designa como nuevo beneficiario en caso de tener contratado un plan de pensiones y fallecer antes de disfrutarlo, pues al fin y al cabo, esto no es más que una herramienta de ahorro y si, por ejemplo, falleces antes de jubilarte o te jubilas pero no te da tiempo de disfrutar todo lo acumulado en el plan, lo normal es que haya un beneficiario designado para tal disfrute. No obstante, si no se ha dejado indicado en el contrato el beneficiario, cosa poco habitual, se estará a lo que indique el reglamento del plan, que por regla general suelen ser los herederos de la persona que tenía contratado el plan de pensiones.

Ojo, también queremos advertir que hay que tener mucho cuidado con las formas en las que luego queréis percibir lo ahorrado si sois beneficiarios, pues a la hora de tributar, esto no tributa por el impuesto de sucesiones sino por el IRPF, por tanto, hay que pensar bien si se decide recibir el importe de una vez o en forma de renta periódica, ya que al tributar por el IRPF y al ser este un impuesto progresivo, el tipo impositivo será más elevado si decides como heredero-beneficiario cobrarlo todo de golpe que de manera periódica.

Para estas y demás cuestiones legales, no dudéis en acudir a nosotros y estaremos dispuestos a ofreceros nuestros servicios jurídicos “con todas las de la Ley”.

¡Seguimos trabajando!